El miedo a la propia grandeza
diciembre 11, 2018
¿Creas experiencias fascinantes con tu audiencia?
diciembre 11, 2018

¿Quién no quiere hacer más cosas en menos tiempo? sin embargo no siempre gestionamos nuestra atención eficientemente, para que esto suceda es necesario enfocarse, es decir, encontrar aquello que realmente importa y evitar las distracciones que te separan del esfuerzo necesario para cumplir con lo que te comprometes. A mayor complejidad del mundo exterior por la sobrecarga sensorial de hoy día, más cosas hay que situar a un lado para interrumpir el piloto automático y centrarte en tu capacidad productiva.

“Estar enfocado no significa concentrarse 100% en las elecciones, sino tener la habilidad para eludir las distracciones de otras mil decisiones” repetía Steve Jobs; y si a esto le unimos lo que dicen algunos estudios de la neurociencia, donde cada 11 minutos algo nos interrumpe, cambiamos de pensamiento cada 10 segundos y al dia tenemos un promedio de 64.000 pensamientos, en realidad estamos hiperestimulados con un suministro interminable de mensajes y alertas; importantes o triviales son estímulos al acecho de nuestra atención que en muchos casos nos convierten en sus prisioneros.

Daniel Goleman dice que ese zumbido neuronal, puede fácilmente “abrumar nuestra puerta de entrada a todo el pensamiento: la percepción, la memoria, el aprendizaje, el razonamiento, la resolución de problemas y la toma de decisiones”. Sin un buen enfoque, no se puede pensar de manera efectiva, porque cada vez que tu mente se aleja del trabajo que está frente a ti, la ausencia de concentración, hace que pierdas el tiempo y el rendimiento no es de buena calidad.

Desde esta perspectiva, no es difícil ver por qué mantener el foco, es una herramienta esencial para llegar a la meta, que al final del dia es lo que buscas, aun cuando paradójicamente, enfocarse, no ha recibido todo el respeto que se merece en el mundo de los negocios.

Estanislao Bachrach, argentino con muchos años en los laboratorios de Neurociencia de Harvard, nos dice que “es el córtex prefrontal quien se encarga de esta parte racional, una porción muy pequeñita del cerebro, justo debajo de la frente y ocupa entre el 4% y el 5% de su tamaño; su funcionamiento eficiente exige mucha atención y a su vez consume cuantiosa energía, porque no sabe cómo ahorrarla”

Para optimizar la energía, base de la atención, nos recomienda: 

  • En aquellas tareas donde requerimos alta eficiencia del córtex prefrontal, utilizar las primeras horas del dia, es el momento de su mayor caudal; nunca después de chequeo de mails, mensajes, llamadas, o en horas de la tarde porque hay más cansancio mental, excepto que estén precedidas de meditación, caminatas y otros recursos que contribuyen a recargar esos circuitos cerebrales.
  • El córtex prefrontal, funciona de manera serial, una cosa detrás de la otra; el espacio que se tiene para hacer cosas racionales es muy pequeño comparado con el resto del cerebro, por ello, necesita un proceso seriado, de a uno en uno. Está probado por la Neurociencia, -excepto que se use para impresionar a los jefes de que estamos ocupados-, que la multitarea es totalmente improductiva, con un 50% más de riesgo de cometer errores y una inversión del doble del tiempo para terminar cada actividad.
  • Ayudarse de metáforas, colores y todo lo relativo a componentes visuales ayuda a ahorrar energía, porque los ojos están conectados con el 75% del cerebro.
  • Diagramar el día según el tipo de bloques de actividades que consumen de mayor a menor energía y ubicarlos en donde se dispone de ella, según sea su prioridad.

¿Cuáles son las cosas que más gastan la energía del córtex prefrontal?

  1. PRIORIZAR, aquí se genera al mismo tiempo, los procesos de comprender, recordar, memorizar, inhibir y decidir.
  2. RECORDAR COSAS LEJANAS, requiere un esfuerzo de atención importante.
  3. ESTABLECER OBJETIVOS, imaginarse el futuro es complejo y totalmente desconocido.

TRES ALERTAS IMPORTANTES:

  1. Una hora de trabajo centrado, es más productivo que cuatro con interrupciones constantes.
  2. 4 horas de trabajo en Oficina genera más gasto de energía en el cerebro que doce horas de una persona manejando un camión por un camino conocido, no así, si es la primera vez que lo transita.
  3. Estar todo el tiempo conectado es un mito que nos hace productivos, al contrario, te llena de hormonas de estrés que son las responsables de apagar el córtex prefrontal; al estar más activos emocionalmente, estamos más inactivos racionalmente.
  4. El enfoque es el recurso más importante para dirigir el tiempo, la energía y la atención hacia el resultado que quieres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *