Hello world!
agosto 10, 2018
El arte de enfocarse
diciembre 11, 2018

“No tengo miedo a fallar
Tengo miedo de tener éxito
No tengo miedo que mi potencial se desgaste
Tengo miedo a superarlo.
Temo a mi ilimitada pasión.
Temo al ilimitado impulso que vive dentro de mí
Temo a las interminables contribuciones que yo puedo hacer
Temo hacer el trabajo que asegurará el fruto de mis sueños”

Jessica Winterstern 
Huffington Post

Es solo una estrofa de este bellísimo y profundo poema, que deja claro cuánto puedes estar privando al mundo de lo más hermoso que tienes. Abraham Maslow padre de la psicología Humanista, lo definió “como el miedo a los propios talentos”; y de hecho, puede ser más debilitante que el miedo al fracaso, pues se aloja fácilmente en la comodidad para hacernos jugar pequeño sin riesgo de decepción, por el contrario, esa historia la conoces bien porque ha sido repetida varias veces y ya se sabe lo que se siente.

Tú eres la primera persona que necesita convencerse de las capacidades para emprender tu “viaje del héroe”. El miedo al sentido de la responsabilidad que implica darnos cuenta de nuestras máximas posibilidades para lograr los sueños, nos hace ciegos a los dones; por ello nos atacamos ante la debilidad y vulnerabilidad que nos endosamos, dándole espacio al antihéroe.

Los magos consideran que la vida es un don y nuestra tarea en ella es comprometernos intensamente a crear lo que todavía no existe, porque hay acciones que no están disponibles hasta que reconozcamos quienes somos y después de ese encuentro consigo mismo, surge el coraje para cruzar el umbral.

Las épocas de cambio son el mejor momento para ponerte en contacto con genialidades que en la cotidianidad, hubiesen permanecido dormidas. La incertidumbre tiene el efecto de despertarlos para salir a buscar soluciones no convencionales. Presta atención a la sabiduría de tu corazón y descubre. ¿Hasta cuándo postergas lo que podría mostrarte novedoso y único? ¿Con cuáles talentos no has tenido contacto? ¿Cuántos aun no te animas a desarrollar?

“Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta” (atribuido a Nelson Mandela)

En el siguiente link, Virginia Gawell, brillante psicóloga argentina nos detalla el origen de este miedo que nos impide APARECER y a decir verdad, es más habitual de lo que parece.

http://www.sophiaonline.com.ar/columnistas/el-miedo-a-la-propia-grandeza/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *