La voz es el instrumento de comunicación por excelencia y una extraordinaria herramienta de los Expositores para hacer llegar su mensaje con poder e influencia sobre su audiencia.

Sin embargo, a veces no nos damos cuenta de cómo una determinada entonación, puede revelar   inseguridad,  indiferencia, molestia, apuro, descortesía;  algunas   inflexiones,   podrían expresar ambigüedad e imprecisiones resultando el mensaje confuso; un ritmo inadecuado, atropella la escucha;una falta de melodía, por su rigidez y desarticulación, puede atrapar al interlocutor en ambientes monótonos,  una falta  de énfasis;   dificulta  que nos sigan por su ausencia de resonancia;  una omisión de  pausas, acelera el contenido, disminuyendo la confortabilidad y la fluidez del  mensaje; un deficiente apoyo respiratorio y  la insuficiente  abertura de  la boca,  puede contraer la musculatura utilizada para hablar, obstruyendo  la articulación de los fonemas e impidiendo un mayor alcance de la voz.

La Dra. Ana Ilse Arraga, Foniatra, apoya a los Profesionales de la Voz para conservar y desarrollar una eficiente calidad vocal, con las siguientes recomendaciones.

Actos fisiológicos adecuados:

  • Una respiración adecuada.
  • Buena tensión muscular. Postura relajada.
  • Buena intensidad, tono y timbre de la emisión de la voz.
  • Buena pronunciación. Articular bien los sonidos del habla (vocales y consonantes).