VOX POPULI
5 febrero, 2020
La aventura de ser Speaker
15 febrero, 2020

Ojos que no ven, corazones que no sienten

Cuando estás dando una presentación o discurso el éxito depende de muchas variables, pero una en especial está en tu lenguaje corporal, de cómo te presentas frente a tu audiencia, este les habla tanto o más que tus palabras al público que te diriges. 

Una gran parte de ese éxito corporal es no empezar nervioso una conferencia, por eso oirás una de las máximas de todos los oradores sobre hablar en público “no actúes nervioso”.  Si tienes control total sobre tu cuerpo, tu cara y tus manos, puedes reflejar seguridad frente a las personas, pero hay una parte del cuerpo que siempre delatara tu miedo, tus ojos.

 Si controlas tu mirada, tu publico aceptara la idea de que estás confortable y a gusto en ese lugar, como retorno, tú mismo comenzaras a sentirte más a gusto mientras haces tu discurso.

Vamos a ayudarte en una parte de esa seguridad visual que debes tener al subir a un escenario, un problema que a menudo se ve en los oradores públicos es el uso de los ojos.  Es extremadamente fácil como orador público querer ver tu esquema de presentación o el discurso escrito a lo largo de tu charla para que nunca te pierdas o tengas esa sensación aterradora de no saber lo que vas a decir a continuación.  Es por esta costumbre por lo que muchas personas no se vuelven expertas en hablar frente a las multitudes, escriben sus discursos palabra por palabra y simplemente se lo leen al público.

El problema con este enfoque es que han ido a verte y a escuchar un discurso, no una lectura. Y muchos públicos adultos se ofenden si van a una charla donde el orador es más un lector que un conferencista. El público quiere “oírte” no escuchar una lectura. 

Si ese fuera el único valor de una presentación pública, podrías simplemente repartir tu discurso como un libro blanco y dejar que lo lean y no tener que ponerte delante de la gente en absoluto.  ¿Porque entonces no hacerlo?, nunca es tan eficaz como hablar en público, especialmente si el propósito de su discurso es convencer o vender.

Así que volvemos la pregunta ¿a dónde mirar realmente mientras das tu discurso, sino estas leyendo o viendo tus laminas? 

Muchos oradores miran un lugar en la parte posterior del escenario porque mirar las caras los pone nerviosos.  Esto es mejor que mirar tus papeles todo el tiempo.  Esta bien para empezar, la proyección de tu voz hasta el final del escenario es una gran parte de la obtención de atención de tu mensaje, incluso si estás usando un micrófono y hablas ” hacia afuera” en la multitud en lugar de hacia abajo, tu voz será más clara y naturalmente usarás tu diafragma para enunciar correctamente cada palabra.

Otra manera es “hablarle a la pared trasera” te ayudará a proyectar tu voz, especialmente si no estás usando amplificación.  El lema del viejo actor de “actuar para la última fila” se aplica aquí porque significa que consideras que todos en esa sala son tu público, no solo las personas de la primera fila.  Así que hay algún valor para ese enfoque.

Sin embargo, una de las formas más valiosas en las que puedes conectarte con tu audiencia y transmitir tu mensaje es hacer contacto visual con toda la audiencia.  El contacto visual es comúnmente utilizado por los vendedores para crear un vínculo con el cliente y ese vínculo ayuda a cerrar la venta.  Pero incluso si tu presentación no es necesariamente una situación de ventas, el contacto visual hará que tu mensaje se conecte más fácil.  A eso es lo que tienes que apuntar para convertirte en orador profesional y colocarlo en primer lugar.

El contacto visual aleatorio o “escaneado por secciones” hace que el público te mire.  Los mantiene atentos.  Para usar el contacto visual al máximo valor, mueve los ojos hacia un miembro de la audiencia y habla con esa persona directamente. Ese contacto visual será realmente sentido por todo el resto del público, especialmente alrededor de ese individuo y obtendrás la atención solo para usted.  No te quedes solo con una persona y no mires a quien no quieres mirar, al ser hábil en el uso del contacto visual mientras hablas con una multitud, estás tomando el control de la presentación para hacer que haga lo que quieres que haga. 

Y tener control es una gran clave para el éxito en hablar en público.

¿Y tu a donde miras cuando presentas tus ponencias?

Javier Jaimes
Javier Jaimes
Asesor en Marcas Personales, mis talleres y conferencias se centran en ayudar a las marcas a generar ingresos desde las técnicas de promoción y ventas del NeuroBrand, Neuromarketing, Automatización y Venta Lógica, me contratan por mis habilidades en Neurogestion, NeuroBrand, NeuroVentas y Neuromarketing en empresas transnacionales, entes gubernamentales, celebridades, empresarios y políticos, mi propósito es hacer que tu talento se encuentre con tu cuenta bancaria en muy poco tiempo y le brindes al mundo la oportunidad de conocerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola, bienvenido a la ALAEX
En que podemos ayudarte?
Powered by